Evitando accidentes en atascos y caravanas

caravana-accidentes-BL
Las caravanas y los atascos pueden ser una de tus peores pesadillas. Pero pueden serlo más si no tomas precaución. Por si no lo sabías, el 24,5% de los accidentes de tráfico ocurridos en España son por alcance o en caravana. Por tanto esta es una situación en la que tienes que extremar la precaución, ya que tendemos a realizar ciertos comportamientos que no están bien del todo. Te tratemos una serie de consejos para evitar accidentes en este tipo de situaciones. ¡Toma nota!

  • Mantén la distancia de seguridad. Cuando circulamos en caravana tendemos a aproximarnos mucho al coche de delante y a no dejar el espacio suficiente para poder realizar una frenada de emergencia. ERROR. Debes mantener la distancia de seguridad apropiada SIEMPRE, aunque estés en medio del mayor atasco del mundo. También tienes que estar atento a las señales horizontales de doble flecha, muy comunes en las zonas donde se producen altas concentraciones de coches, y donde es obligatorio aumentar la distancia de seguridad.
  • ¡Ojo con el efecto acordeón de las caravanas! Las retenciones en carretera traen consigo frenazos y detenciones continuas para de repente ponerte a circular a más de 80 km/h. Es lo que se conoce como efecto acordeón: frenada, detención, vuelta a circular, frenazo, vuelta, etc. Como conductor debes adelantarte y mantenerte atento por si tienes que realizar una nueva frenada brusca. En estos casos la distancia de seguridad es fundamental (no, no nos cansaremos de repetirlo).
  • Programa el viaje y elige bien los horarios. Y como no, mantén la calma ante las esperas (y desesperas). No te queda otra 🙂
  • No cambies de carril de forma brusca y continua. Tenlo claro: no por mucho moverte de un carril a otro vas a avanzar más rápido. La caravana es por y para todos.
  • No te olvides nunca del cinturón de seguridad, aunque lleves 20 minutos parado. También es importante encontrar una posición de reposacabezas correcta y acorde a nuestra altura que nos salvará de un esguince cervical ante un golpe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *