¿Sabes conducir con viento fuerte?

VIENTO-1
Las ráfagas de viento y el viento fuerte en general, más o menos continuo, puede provocar un cambio de trayectoria repentina del coche, reducir el agarre de las ruedas y acabar en accidente. Es uno de los factores climatológicos más peligrosos y sin embargo, uno de los que menos peligrosidad creemos que presentan.

Debes tener muy en cuenta si ves una señal de este estilo en la carretera, si la ponen será por algo, ¿no?:
SEÑAL-VIENTO-1

A continuación, te damos una serie de consejos para conducir con viento y salir airoso (nunca mejor dicho):

  1. Coge el volante con fuerza
    Cuando conduzcas con mucho viento tienes que llevar las manos muy muy firmes al volante. ¿Por qué? Porque el primer síntoma del viento fuerte son los primeros cambios de dirección. Para corregir o mantener la trayectoria dentro del carril es fundamental llevar las dos manos en el lugar donde tienen que estar.
  2. ¡Ojo con los camiones!
    Conducir con viento y con camiones en la misma carretera es una de las situaciones más peligrosas que te puedas encontrar. Este tipo de vehículo ejerce de “pantalla” frente al aire (sobre todo si es lateral) y notarás repentinamente la falta de viento para luego, sufrir un “golpe de viento” que si no previenes, desestabilizará el vehículo e incluso producirá cambio en la trayectoria.

    Si vas a adelantar un camión, ¡hazlo con total precaución y con una diferencia de velocidad no demasiado elevada!

  3. Por supuesto, reduce la velocidad
    Cae bastante de cajón pero por si acaso te lo repetimos: en el momento que notes que el coche da bandazos a consecuencia del viento, DEBES reducir la velocidad. Es una obligación. Así evitarás muchos de los efectos del fuerte viento, ya que los cambios de dirección serán menos críticos.
  4. Y si te enfrentas a un huracán…
    Es decir que si estás conduciendo en medio de ráfagas de viento muy, muy fuertes y extremas, (como por ejemplo en pasos elevados de montaña), la precaución debe ser total. Las claves son dos: reduce la velocidad y utiliza marchas cortas para elevar las revoluciones del motor y tener potencia de reserva para hacer frente a las ráfagas


Y ante este marzo que se presenta ventoso, ya sabes, ¡mucha precaución!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *