¿Qué puede pasar si no revisas tu coche a menudo?

REVISION-BLOG
Aunque los coches más antiguos tienen un mayor riesgo de averías y deben visitar el taller con más frecuencia, el mantenimiento es necesario en TODOS los automóviles, hasta en los más nuevos. Retrasar estas tareas afecta directamente a la seguridad y existen unas labores esenciales que no te puedes pasar por alto, como prestar atención al estado del aceite, a los neumáticos y a los limpiaparabrisas.

Una vez al año es recomendable hacer una revisión general. Pero luego debes cuidar los “detalles”, como comprobar la presión de los neumáticos una vez al mes. Precisamente estos pormenores y este “control” del estado de tu coche influye y mucho en su durabilidad. No solo te ahorrarás disgustos sino que también ahorrarás dinero.

Qué pasa si no mantienes…

  • Líquido y pastillas de freno. Cuanto más gastadas están las pastillas y el líquido de frenos, más se alarga la distancia y el tiempo de frenado. Muy peligroso.
  • Neumáticos. Si la presión no es la adecuada o las ruedas están muy gastadas tendremos un peor agarre y riesgo de reventones.
  • Filtro y líquido del aceite. Un aceite sucio deriva directamente en una mala lubricación y puede acarrear un desgaste prematuro del motor.
  • Correa de distribución. Cuando una correa de distribución se estropea, la rotura puede trasladarse al conjunto del motor. Y como sabrás, el coste de la reparación de un motor es muy elevado.
  • Amortiguadores. Si están en en mal estado el vehículo presenta peor agarre en las curvas, mayor balanceo, una prolongación de la frenada y aumenta el riesgo de derrape.
  • Líquido y escobillas del limpiaparabrisas. No tener los cristales limpios en determinados momentos supone un grave problema de visibilidad que puede ocasionar un accidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *