Conduciendo una furgoneta: algunos consejos

FURGONETA

Las furgonetas llenan las calles y lo hacen porque son un tipo de vehículo utilizado para muchos fines: no solo para el transporte de mercancías, también para el transporte de personas. Pero conducir una furgoneta no es igual que conducir un turismo y aunque hayan evolucionado mucho durante los últimos años, son vehículos más grandes y pesados que implican una habilidad y consejos especiales. Hoy te damos un par de claves a tener en cuenta antes de sentarte en una furgo.

LA VELOCIDAD
La principal distinción. El Reglamento General de Conductores establece unos límites de velocidad para furgonetas que están por debajo de los límites de los turismos (excepto en ciudad donde el límite sigue siendo de en 50 km/h). Por tanto, si te estás preguntando a qué velocidad máxima se puede circular con furgoneta en carretera, la respuesta es depende del tipo de vía:

  • en vías interurbanas sin arcén o con un arcén menor a 1,5 m, la velocidad máxima es de 80 km/h para furgonetas ligeras o derivados de turismo y de 70 km/h para furgonetas o furgones.
  • en vías interurbanas con el arcén igual o mayor a 1,5 m la velocidad máxima para los primeros es de 90 km/h y para los segundos a 80 km/h
  • en autopistas y autovías, la velocidad también está limitada a 100 km/h para vehículos comerciales ligeros, y a 90 km/h para las furgonetas o furgones

EL TIPO DE CARNÉ
El carné de conducir tipo B (turismos) te valdrá para conducir una furgo pero solo si ésta no supera los 3.500 kilos. Por encima de ese peso, es obligatorio tener el carnet C1.

LAS PRECAUCIONES ESPECIALES

  • La distancia de seguridad DEBE ser mayor a la que dejas cuando circulas con un turismo. Piensa que se trata de un vehículo pesado y si a eso le añades la carga, la reducción de su capacidad de frenado es pura lógica.
  • A la hora de sujetar y distribuir la carga debes hacerlo correctamente para evitar que el comportamiento dinámico se vea afectado: los objetos más pesados se deben colocar en la parte más baja del espacio y entre los dos ejes. También es imprescindible sujetar bien toda la carga.
  • Cuando adelantas con un vehículo pesado (más voluminoso y con unas prestaciones) debes aumentar la precaución a la hora de realizar la maniobra. Es importante que conozcas bien la capacidad de aceleración del motor.
  • Las furgos por lo general poseen una visibilidad más reducida lo que obliga a estar mucho más pendiente de los retrovisores exteriores y de los ángulos muertos.
  • Si las condiciones meteorológicas no acompañan (lluvia, niebla o nieve) hay que aumentar aún más la distancia de seguridad. También hay que saber que las furgonetas, al ser vehículos más altos, son más sensibles al viento lateral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *