¿Tracción trasera o tracción delantera?

La tracción de tu coche es muy importante ya que define su potencia. Trasera, delantera o a las cuatro ruedas, las dos primeras son las más comunes en carreteras asfaltadas. 

Tracción coche: delantera o trasera

Antes de nada, quizás no sepas a qué nos referimos exactamente con tracción. Déjanos aclararlo. Con este término nos refererimos la fricción de un cuerpo con una superficie, literalmente. Un ejemplo es la que se produce en los neumáticos con el contacto de la calzada. Así que cuando hablamos de tracción hablamos de la potencia que desarrolla el motor y que es transmitida a las ruedas delanteras o traseras por medio de los ejes. ¿Claro, no? Pues dependiendo de cómo ésta sea, tu coche puede ser de una u otra forma. Te contamos sus ventajas, inconvenientes y diferencias.


TRACCIÓN DELANTERA

Ventajas e inconvenientes:

Como ventaja principal de los automóviles con tracción delantera podemos hablar de su producción. Durante el diseño del automóvil, la unidad de tracción se puede integrar con mucha facilidad en el lugar para ello destinado. Además, el empleo de distintos tipos de distancia entre los ejes no se ve influenciado por la unidad de tracción.

Pero, como inconveniente, no se pueden emplear unidades de tracción voluminosas. El diseño eficiente del espacio en los vehículos pequeños y medianos dificulta el arreglo y mantenimiento de la unidad de tracción. Pero no nos podemos quejar, ya que este “ahorro” en espacio hace que ganamos espacio en el interior del vehículo y una mejor reacción en caso de un accidente frontal.

Cabe destacar que los vehículos con TD sufren más el subviraje, situación en la cuál la parte delantera del vehículo tiende a patinar hacia el exterior de la curva. Al acelerar se incrementan los ángulos de inclinación en las ruedas delanteras.

TRACCIÓN TRASERA

Ventajas e inconvenientes:

Una de sus principales ventajas es el diámetro de giro menor, ya que la disposición de la dirección se da en el eje delantero y no hay que prestar atención a la tracción. Además no debemos preocuparnos por la separación de dirección y de tracción. No hay ningún tipo de problema.

En este tipo de vehículo, al acelerar, se fuerza el eje trasero, lo que repercute en una mejor tracción. Además, en la mayoría de los coches con tracción trasera la carga del maletero resulta en un mayor peso sobre este eje. Por tanto: la tracción trasera es mucho mejor en coches con carga.

Pero, al contrario que los automóviles de TD, los de trasera tienden al sobreviraje. Las ruedas traseras suelen resbalar sobre el suelo hacia el exterior de la curva. Tened en cuenta esto siempre.


En fin que a la conclusión que llegamos es que los vehículos de tracción trasera son perfectos para llevar carga, mientras que los de delantera nos permiten ahorrar espacio y hacernos con coches más compactos pero potentes. Ahora si quieres escalar montañas y dunas, lo tuyo es un 4×4. De eso ya hablamos otro día 😆

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *