Las 5 averías más comunes en verano

Verano es sinónimo de calor y de viajes largos en coche. Sin embargo, las altas temperaturas y un mal mantenimiento pueden provocar averías en tu vehículo

avería averías verano

Viajar en coche tiene muchas ventajas, pero hay algunos factores que pueden causar averías y estropearte un día de verano. A veces, no tenemos otra opción más que aparcar en un lugar sin sombra. O incluso hacemos rutas muy largas en días de calor, con el aire acondicionado al máximo y a grandes velocidades. Estos son los 5 elementos de un coche que son más propicios a estropearse en verano:

1. Batería. Imagínate que tienes que salir pronto por la mañana para empezar tu ruta… ¡y el coche no arranca! O por ejemplo: paras a repostar en una gasolinera, intentas volver a encenderlo y es imposible. Esto puede ser debido a una pérdida de energía de la batería. Mucha gente se aventura a hacer un cambio en el momento, pero lo más aconsejable es llamar al taller.

2. Aire acondicionado. Cuando hace mucho calor, muchas veces deseamos llegar lo antes posible al coche para encender el aire y estar al fresco un rato. Conducir con altas temperaturas, además de incómodo puede resultar peligroso. En muchos casos, por falta de costumbre, se hace un uso excesivo del climatizador. El termostato y el electroventilador se encargan de controlar la temperatura y de regular y controlar el flujo constante del líquido refrigerante del sistema de refrigeración del motor. Por ello, también son elementos que hacen un gran esfuerzo durante la conducción. El desgaste de los conductos, la rotura de los filtros o el deterioro del compresor pueden provocar fugas.

3. Neumáticos. En verano, el asfalto de las carreteras puede registrar temperaturas muy altas, lo que provoca un mayor desgaste de los neumáticos. Lo más común son los reventones. Por ello, es aconsejable revisar la presión de los neumáticos antes de emprender un viaje. Hay que tener en cuenta que se someterán a una gran exigencia y valorar si es el mejor momento para reemplazarlos por unos nuevos.

4. Motor. Si ya por lo general es uno de los elementos que hace mayor esfuerzo, con altas temperaturas y peso (maletas, más pasajeros…) su trabajo es mayor. Nuestro consejo es que en las cuestas evites circular en marchas largas.

5. Alternador. Esta pieza convierte la energía mecánica en energía eléctrica. Es decir, recarga la batería con el movimiento del coche. El uso excesivo del aire acondicionado, el sistema de refrigeración del motor y otras piezas eléctricas, contribuye a darle mucho más trabajo de lo habitual al alternador.

 

¡Que las averías no te estropee lo que queda de verano!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *