Melenas al viento: ventajas e inconvenientes de un descapotable

Un clásico del motor veraniego que, como los helados, ya no es tan estacional. Gracias a la tecnología que incorporan los nuevos modelos podemos disfrutar de nuestro descapotable todo el año.

 

¡Summer is coming!  Menos de dos meses para llegar a la estación más deseada y te entran unas ganitas que no veas de ponerte al sol por los cuatro costados. Pues tenemos buenas noticias: los descapotables tienen cada vez precios más asequibles y un diseño más completo lo que los hace, ya no candidatos a ser segundo vehículo en el hogar, sino incluso el utilitario para cada día. Pero ¿por qué siempre nos lo pensamos dos veces antes de adquirir uno? La respuesta, a priori, parece sencilla: la climatología manda. Y el tener o no plaza de garaje parece influir bastante. Pero veamos qué es lo que sopesan los españoles cuando se les va el ojo detrás de un cabrio. Contras:

Espacio

Hay verdades irrefutables: dos más dos son cuatro, todo lo que sube baja y si lavas el coche, llueve. Pues en los descapotables, un poco lo mismo: el espacio es el que es y no puedes ir igual de amplio. Lo normal, de dos a cuatro plazas, así que a no ser que tengas familia numerosa te lo puedes plantear 🙂 Las quejas por el espacio del maletero son otro clásico, porque se usa bastante para viajar, pero hoy en día se hacen más amplios, por lo que podemos considerarlo un inconveniente menor.

Mantenimiento

El paso del tiempo no perdona y si en un coche con techo hay averías en un descapotable las posibilidades se multiplican. Es habitual oír que las capotas pierden estanqueidad por culpa de su enemigo público número uno -la humedad-, pero es más una cuestión de calidad que otra cosa: si inviertes en una marca fiable, no tiene por qué ocurrirte. Y Seat, Audi, VW y  Škoda lo son 😉

Seguridad

Hablamos de un factor ajeno al coche. Cada vez se mejoran más las medidas pero no es menos cierto que los ladrones son espabilados. Contar con una plaza de garaje sería una solución, pero la verdad es que nadie está libre de que le roben o dañen el coche, por desgracia.

Polución

Otro tema externo al vehículo, que depende mucho del sitio donde lo vayamos a utilizar. No tendría gracia tener uno y llevarlo siempre con la capota puesta pero para compensar podemos decir que por autovía se va muy a gustito si no rebasas los límites de velocidad. En cuanto a las ventajas…

Sensación de libertad

Este sí que es un motivo bueno. Si nunca te has subido a uno no has sentido la magia. Lo tienes que probar. Eso sí, te recomendamos que mejor no sea después de pasar por la peluquería. O mejor sí, y te das un toque de glamour con un pañuelo a lo Jackie O.

Temporalidad

Ya no es un coche solo para el verano. Y no solo por el cambio climático, los extras en climatización y los acabados de techo e interiores hacen de los descapotables coches tan cómodos y calentitos como cualquiera.

Vanidad

No nos engañemos. Si te compras un descapotable te van a mirar pero, a ¿quién no le gusta atrapar miradas?

Consumos

El mito de que los descapotables gastan más se cae. Los modelos actuales consumen poco e incluso podemos ya decantarnos por algún modelo eléctrico.

Visibilidad

No hay color entre ver a través de un utilitario con techo y la amplitud de miras del descapotable. Al no contar con elementos de la carrocería alrededor dispondrás de visibilidad 360 grados, por no hablar de cómo son las puestas de sol desde dentro. Si eres aficionado a la fotografía o a los selfies, te va a encantar la experiencia.

Nosotros somos pro cabrio por muchos motivos pero fundamentalmente porque nos gusta conducir y hacerlo en uno es disfrutar con mayúsculas. Y encima te pones moren@.

Te recomendamos estos modelos de VW y de Audi, por ejemplo. ¿Cuál te gusta más?

Foto: Facebook VW España

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *