Aparca como un pro en línea

Ni sensores de parking, ni cámara trasera, ni medidor de espacios: aparca como un pro y no solo de oído. Solo hay que seguir estos sencillos pasos cada vez que tengas que aparcar en línea.

Antes sería bueno recordar los tipos de aparcamientos que existen:

En línea.

Como se aparca en las aceras en mayor medida. Consiste en dejar en coche pegado a la acera por los laterales.

En batería.

Estilo aparcamiento de centro comercial. Cuando todos los coches están alineados unos con otros y los de al lado te rozan graciosamente en las puertas al abrir. Recomendamos aparcar de culo, si es posible, para salir más fácilmente luego.

En oblicuo.

Lo mismo que en batería pero girados. También te dejan las puertas hechas un Cristo.

A tu bola.

Obviamente no es lo cívico ni estipulado pero hay gente que deja el coche donde la de la gana y como le viene mejor. Luego vienen las madres mías.

Pero vamos, que esto empieza a parecer clickbait y aquí hemos venido a hablar de aparcar fácil en línea en tres pasos. Previo:

  • Verifica que te quepa (importante)
  • Señaliza con los intermitentes (fundamental)
  • Busca un coche “de referencia” en paralelo para ponerte al lado. Será el que esté delante del hueco. A ello:
  1. Tu parachoques a la altura del retrovisor del coche paralelo.

  2. Gira volante a tope hacia donde te quieres meter. Písale despacio.

  3. El faro izquierdo delantero del coche de referencia en el centro de tu retrovisor, y paras. Ya solo queda enderzar volante mientras pisas flojito.

Si vas muy sobrad@ y no eres L, puedes ejecutarlo con una mano. Pues ya lo tienes aparcado, máquina 🙂 Y si tienes la suertes de contar con un sistema de aparcamiento automático echa una ojeada a este post 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *