Emisiones: entérate por fin de algo.

EMISIONES CO2: ENTÉRATE DE ALGO GUMERJO

Nos hablan de emisiones y ponemos cara de circunstancias. Sabemos que hay que reducirlas y tal pero poco más.

Arrojemos luz sobre el asunto de una vez por todas:

  • Tipos.

Hay dos. Las nocivas para nosotros y las malas para el planeta (aunque ambas son malas para nosotros obviamente). Es decir:

  1. Unas perjudican nuestra salud: óxidos de nitrógeno, conocidas como NOx, entre otros.
  2. Y otras también pero encima afectan al calentamiento global: emisiones de CO2.
  • Cómo perjudicamos

Los diésel emiten menos CO2 que los que echan súper. Pero ojo, que aunque parecen menos contaminantes los diésel ensucian igual y emiten sustancias peligrosas. Otra cosa es que conduzcamos un eléctrico, en cuyo caso tampoco nos libramos: no emite pero ¡sorpresa! sí lo hizo durante SU FABRICACIÓN. Aparte de eso, es la opción con la que sentirse menos contaminante. En resumen: si tienes diésel o gasolina, lo mismo te da.

  • Objetivos 95 g/km de CO2 por vehículo

Esta es el objetivo que impone la UE (Unión Europea. Échale una ojeada a su normativa de emisiones) para 2020. Actualmente estamos en una medida de algo más e 140 g/km, así que imagínate… Si tienes un vehículo con más de diez años lo tienes complicado pero sobre todo lo tienes mal si habitas en una gran urbe pues es ahí donde se concentrarán grandes cantidades de agentes contaminantes para dentro de treinta años (aunque ya lo hacen, por supuesto) mucho más nocivas que ahora por la sencilla razón de que la gente se muda a grandes núcleos de población.

En Gumerjo nos unimos a esta tendencia necesaria y ponemos de nuestra parte todo lo necesario para ir mejorando. Nuestro consejo: ve pensando (a medio-corto plazo) en mejorar tus emisiones, bien sea apostando por un eléctrico (suponemos que poco a poco aumentarán los puntos de recarga así como otras facilidades para tener uno) bien reduciendo tu uso de vehículos contaminantes (compartiendo coche o utilizando transporte público). Es muy importante lo que está en juego: la salud del planeta y de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *