Eléctricos sí, de hidrógeno no

Parece que los coches eléctricos están ganando terreno a los diésel y gasolina pero siguen sin arrancar los de motor de hidrógeno. Aquí los porqués:

Se dice que los coches que utilizan combustibles fósiles como los diésel o gasolina van a desaparecer más pronto que tarde. El coche eléctrico parece ser el candidato a sustituir pero llama la atención que el de motor de hidrógeno, que a tod@s nos suena, no evolucione en el mercado. Esto se debe a varias causas:

  1. Es aun desconocido para el gran público. Aunque no se mencione la electricidad viene a ser también de ese gremio pero con una manera distinta de conseguirlo.
  2. Para repostar hay que hacer como con el de gasolina: ir a un surtidor… en este caso de hidrógeno. Y ahí parece estar el principal freno de su comercialización masiva, no hay surtidores, los conocidos como «hidrogeneras» (en Europa solo hay 119 activas y en España puedes verlo aquí).
  3. El precio del hidrógeno es elevado actualmente. Y depende de las eléctricas.

Sin embargo, tiene una serie de interesantes ventajas por las que no debemos descartar que pronto sea una alternativa más que interesante:

  • La carga es mucho más rápida que el eléctrico.
  • A diferencia del eléctrico estos SÍ generan emisiones pero solo de vapor de agua, es decir, limpias.
  • La autonomía es mucho mayor que uno clásico eléctrico.

Todavía tendremos que esperar a ver qué pasa con los eléctricos y los motores de hidrógeno. Si tienes dudas respecto a los primeros, consulta nuestra guía de compra de coches eléctricos.

Y recuerda que ¡Gumerjo está aquí para resolver tus dudas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *