Tipos de corriente de los coches eléctricos

Cada día más gente se decanta por un eléctrico. El antiguo talón de Aquiles de estos modelos, su autonomía ha pasado a ser la velocidad de carga.

Lo cierto es que las marcas informan del tipo de corriente que utiliza cada vehículo pero a la hora de la verdad esas siglas raras no son muy amigables. Conviene informarse muy bien antes de la compra para no llevarse luego desagradables sorpresas en casa. Aunque muchos fabricantes permiten la carga con mas de un tipo de corriente, conviene conocerlas:

  • Doméstica también llamada corriente alterna: (CA): suele ser monofónica y la de carga más lenta pero también barata según franjas horarias de consumo. Su voltaje es de 230 voltios y la potencia de salida está limitada a 2, 3 o 3,5 kilovatios. Te puede tardar en cargar un coche entre 6 y 12 horas

 

  • Trifásica: también de ámbito doméstico, se supone que es más potente. Su voltaje es de 400 voltios y su potencia de salida de 11 o 22 kilovatios y puede cargar un coche con solo 2 o 3 horas conectado a la red. Ojo porque al no estar los enchufes preparado para tanto tiempo de carga e intensidad pueden surgir problemas en la instalación.

 

  • Corriente continua (CC o DC): la que usan la mayoría de dispositivos catalogados como movilidad sostenible y precisa de un convertidor integrado en el cargador de la batería porque la corriente que va a consumir es alterna y debe transformarla al ser distinta. Este sistema es más rápido (eso entre los 22 y los 43 kilovatios) y suele encontrarse en los punto de recarga públicos y de pago, donde puede aumentar hasta los 150 kilovatios, reduciendo a una hora el 80% de carga del vehículo.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *